¿Y si pudiéramos cantar en Zoom escuchándonos?

El Covid-19 nos ha quitado montones de cosas. Muchas de ellas cosas que no nos parecían extraordinarias. Estar en un mismo escenario con 30 personas era algo absolutamente normal. Pegados, sin mascarillas y hombro con hombro. Ahora esa imagen nos parece muy lejana y casi inalcanzable a corto/medio plazo. Nuestra realidad ha cambiado. A los coros nos ha salvado Zoom y todas las plataformas digitales que permiten que sigamos permaneciendo a flote aunque no sea igual, pues la sensación de compartir el mismo espacio con gente es única e irremplazable.

Ahora bien, en tiempos de escasez la imaginación vuela. Y aquí traigo una prueba de ello. Que no estemos en el mismo espacio, que la sincronización de audio de Zoom no permita que cantemos a la vez, que la conexión de internet nos cause algún que otro quebradero de cabeza… no quiere decir que no podamos cantar juntos, ¡y escuchándonos!

Desde marzo del año pasado muchos compositores (y directores) se han puesto manos a la obra. Pues en sí, todo lo que estamos viviendo es un caramelo muy jugoso para experimentar con la relación entre las nuevas tecnologías y la voz: una nueva forma de cantar en coro.

Os muestro a continuación algunos proyectos que se han hecho, algunas obras que he encontrado, y una idea personal que me encantaría poder probar con algún grupo.

Muchos de los recursos los he encontrado en este post: Innovations and Experimentations in Distanced Choral Singing | NewMusicBox (newmusicusa.org). Este otro habla sobre la música aleatoria, algo con lo que también podemos experimentar: Giving Singers Creative Control | NewMusicBox (newmusicusa.org); y aquí explica algo a lo que denomina ‘La Nueva Polifonía’ The New Polyphony | NewMusicBox (newmusicusa.org), una herramienta más para probar cosas con nuestros coralistas.

Mi contribución personal es la pieza Jerusalem (una de mis favoritas para coro de voces blancas) escrita por el compositor Michael McGlynn que además de ser preciosa y aunque no se haya escrito para Zoom, tiene opciones de poder funcionar.

Está escrita con secciones muy claras que se alternan entre heterofonía y solista sobre una nota sostenida cantada por el coro; el comienzo, aunque es para cantar en unísono, podría ser interpretada por una solista. Su única pega es que la conexión a internet debería ser lo suficientemente estable para que la solista pueda afinar y el coro pueda llegar a hacer la nota sostenida con la misma afinación. No tengo claro cuanta gente puede soportar Zoom en audio sin que llegue a colapsarse… pero esa es una de las cosas divertidas de este momento, podemos experimentar hasta que algo resulte. Partitura: Jerusalem Sheet music by Michael McGlynn

Espero que esta entrada sea de ayuda para afrontar con ganas y con ideas frescas los próximos ensayos virtuales con nuestros grupos. Cada vez está más cerca volver a cantar juntos en una sala -muchísimos grupos lo están haciendo ya-, pero hasta entonces, qué mejor que explorar todas las opciones que tengamos a nuestro alcance.

¡Hasta la próxima entrada!

L

Imagen destacada: Vector de Música creado por freepik – www.freepik.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: